Seleccionar página

PATOLOGÍAS PSICOLÓGICAS DEL CORONAVIRUS

Efectos psicológicos producidos por el confinamiento o reclusión obligada en nuestras casas:
El trastorno que estoy observando en las personas que no son capaces de controlar su situación, está muy relacionado con la ansiedad, el miedo a salir a la calle y los trastornos en el ritmo de sueño.
Encontrarnos las ciudades desiertas, las actividades paralizadas, las tiendas cerradas, los negocios cerrados, el mal tiempo que nos acompaña también… un ambiente de tristeza nos invade. Nuestra conciencia colectiva se está viendo afectada por el problema que estamos padeciendo y que nunca, nunca, pensábamos que nos iba a suceder algo parecido.
El ser humano está preparado casi para cualquier cosa, ante la adversidad siempre tiene la gran capacidad de reinventarse y generar soluciones a los problemas. El ser humano está dotado de una gran inteligencia que siempre le permite salir victorioso de tantas situaciones como desgracias vaya superando.
Pero esta situación, a un amplio sector de la población la está superando totalmente. Las reacciones psicológicas no se están dejando esperar mucho. Cientos de consultas por teléfono atiendo a la semana, preguntando cómo puedo superar esa ansiedad que no puedo controlar.
Hay personas que son más activas, que no se resignan a sentarse en un sillón, y esperar a que el tiempo vaya pasando de brazos cruzados. Hay otras, sin embargo, que no son capaces de afrontar esta situación y el miedo les invade o simplemente, no tienen esa capacidad para poder aislarse del problema en sí, actuando en consecuencia, poniendo soluciones encima de la mesa.
Mantener la cabeza activa y ocupada es el primer peldaño que tenemos que subir de esta escalera. Y si eres un poco observador u observadora, podrás comprobar que esto no es ninguna tontería. La actividad diaria siempre es la que nos ayuda a sobrevivir incluso, cuando la cosas eran de otra manera. No pensemos tanto, por ello, actuemos haciendo lo que tengamos que hacer… solamente, que ahora tenemos mucho más tiempo para desarrollar actividades en casa. Piensa por un momento qué es lo que harías si el coronavirus no estuviese con nosotros… te agobias… claro que no, intenta llevar a cabo más o menos tu rutina constantemente.
Ordena papeles, organiza estanterías, cambia las cosas, limpia un poco más a fondo. Haz un inventario porque eso te va a ayudar mucho. De esta manera, aunque te preocupes, cosa natural, entenderás que es normal, lo que no es normal es adelantarte el pensamiento de futuro o vaticinar cualquier desgracia que nunca va a ocurrir si cumples las normas al 100 por cien.
Mantente activo: Intentar madrugar y acostarse temprano. Procura cansarte durante el día. La disciplina te ayudará a convivir con esa ansiedad, producto de una mala elección de pensamientos.
Bueno es informarse… pero no busques asegurarte, o desinformarte con programas de la televisión que no te van a ayudar a mejorar tu estado emocional. Preocuparse sí, tener ansiedad no.
Las tensiones diarias se traducen en momentos de ansiedad, porque no ocupas tu tiempo. Invierte en lo que más te guste o en lo que quieras, ahora tienes que imaginar qué es lo que necesitas.
EFECTOS PSICOLÓGICOS: Si procedes como se recomienda no hay ningún problema…
Si eres capaz de dormir bien, realizar tus actividades, tener la mente ocupada en cosas que produzcan, evitas la irritabilidad, te alimentas correctamente, respetas las normas de solidaridad y eres capaz de prevenir y potenciar tus defensas psicológicas, Ganaremos la batalla.

Francisco J. Soria Ruiz PSICÓLOGO CLÍNICO C.O.A.P.
C/ Mata, 41 – 7º B Telef.: 659 560 433
pluton2cr@yahoo.es
javiersoriapsicologo.blogspot.com